DEMONEROSSO
Search Dainese

    D-air® y los secretos que convierten un gas en protección

    Por DemoneRosso | 16 abril 2021 | 1 min

    La primera vez que el mundo oyó hablar de los airbags fue en los años 50, cuando se presentó la primera patente en los Estados Unidos. Pasaron otros veinte años antes de verlos instalados en un coche de serie: corría el año 1973 y los fabricantes de automóviles de Estados Unidos eran los pioneros en este sector. Veinte años más tarde, en 1994, Lino Dainese comprendió cuál sería el siguiente paso hacia la protección total de los motociclistas. Después de inventar la espaldera y las protecciones compuestas, había llegado la hora de que también los motociclistas tuvieran su propio airbag.

    Safety_1974_Oldsmobile_Air_Cushion_Folder-01

    Cómo funciona el airbag de un coche

    El principio del airbag de un vehículo es muy sencillo. En caso de accidente, uno o varios globos se inflan a baja presión y envuelven los objetos contundentes que pueda haber en el habitáculo. El mecanismo de protección entero se activa en caso de accidente, pero solo cuando ya se ha empezado a producirse. En realidad, es como si la colisión entre el coche y el otro objeto presionara el botón de activación. Su propósito es interponerse entre el pasajero y las partes más peligrosas del habitáculo, para limitar al máximo las posibles lesiones. En la práctica, gracias a las bolsas de aire que se inflan libremente, el airbag protege el coche del pasajero.


    Una bolsa tridimensional alrededor del cuerpo

    Para aplicar el concepto de airbag al motociclismo, y por lo tanto al cuerpo humano, había que invertir el punto de vista. En este caso hay que proteger al piloto contra los impactos que pueden venir no solo del vehículo, sino de una serie infinita de obstáculos externos e imprevisibles. Y sobre todo, activar la protección antes de que se produzca el impacto.  

    JYUKUX_crash_test2-1920x0_LELCRY

    En el proceso de investigación para el desarrollo del D-air®, Dainese comprendió que se tenían que superar dos obstáculos principales y concentrar los esfuerzos en dos frentes: prever el impacto e inflar la bolsa a tiempo, y controlar el flujo de aire dentro de la bolsa misma. Por un lado, hubo que desarrollar el cerebro del sistema desde cero: un algoritmo y una unidad de control capaces de reconocer las dinámicas de una caída y de activar todo el sistema a tiempo, solo cuando era necesario. Por otro lado, se trabajó en el diseño del corazón del sistema: una bolsa tridimensional capaz de crear un verdadero escudo alrededor del cuerpo del conductor.   

    En vista de que el sistema debe adherirse al cuerpo del piloto y respetar esta nueva lógica de previsión del impacto, Dainese tuvo que replantearse todo desde cero, manteniendo el principio básico de la protección del aire.

     

    Un cerebro escondido en una prenda de motocicleta 

    El sistema de airbag para motocicletas Dainese está integrado en la ropa de protección (chaquetas y monos) y, gracias a los sensores, giróscopos, acelerómetros y a una centralita electrónica que procesa los datos 1000 veces por segundo, reconoce de forma autónoma las situaciones peligrosas y activa la bolsa protectora que envuelve las partes más vulnerables del torso del motociclista. Hoy en día, el algoritmo de Dainese se basa en una experiencia de más de dos millones de kilómetros, mientras que la centralita ha pasado por muchas etapas evolutivas.  

    giacca tuta

    Uno de los pilares del desarrollo de los productos Dainese es la ergonomía. Una protección pesada e incómoda, independientemente de lo eficaz que sea, no es una solución, porque la gente no va a querer usarla. Lo mismo vale para el airbag, que responde precisamente a esta necesidad. El airbag es una protección invisible, imperceptible hasta el momento en que se necesita.

     

    El corazón del D-air® es la bolsa

    El D-air® de Dainese invierte el concepto del airbag. La bolsa D-air® cuenta con la tecnología patentada de microfilamentos; es la única solución posible para controlar el flujo de aire dentro de la bolsa, diseñada por el equipo de Investigación y Desarrollo de Dainese. Los microfilamentos se unen a las paredes de la bolsa y las mantienen a una distancia constante de 5 cm en cada punto. Asimismo, impiden que el aire dentro de la bolsa se mueva y se deforme, manteniendo la presión uniforme por toda la superficie.   

    El resultado es una bolsa resistente a los impactos que no es un simple globo inflado, sino que brinda una protección uniforme, como un escudo*. Al no moverse, el aire no altera la forma ni la presión de las diferentes zonas de la bolsa, sino que permanece indeformado y a 5 cm de altura por toda su superficie. Los microfilamentos también ayudan a dar a la bolsa una forma tridimensional que envuelve las partes del cuerpo cubiertas y que no cambia al someterse a presión.  

     
     

     

    La bolsa se ha creado para que no pueda causar por sí misma lesiones al conductor y también para proporcionar un nivel de seguridad mayor que el de un protector compuesto convencional. Cuando está inflada, la bolsa es un escudo capaz de absorber mucha más energía de la que puede amortiguar un protector rígido.   

    Para asegurar una protección eficaz con un espesor reducido a cinco centímetros, el control de la presión dentro de la bolsa es un factor crítico. La presión dentro de un airbag D-air® varía entre 1,25 y 1,75 bares según el modelo; un valor suficiente para convertirlo en un verdadero escudo para el cuerpo. Este nivel de presión permite al D-air® proteger mejor que cualquier otro dispositivo, absorbiendo una fuerza de impacto equivalente a la de 7 espalderas convencionales de nivel 1.  

    Las diferencias entre una bolsa cualquiera y una bolsa D-air® no son insignificantes. Una bolsa sin la tecnología de los microfilamentos se inflará de manera desigual ya que no se puede controlar el flujo de aire del interior. Los microfilamentos, por su parte, hacen que la distancia entre las dos paredes de la bolsa se mantenga constante y se absorban mejor los impactos en todos los puntos.

     
     

     

    Certificación

    La certificación reconocida por organismos terceros, como Dolomiti Cert y TÜV, ratifica las excepcionales cualidades protectoras de los dispositivos Dainese. La última generación de prendas D-air® Road están certificadas como airbags, aunque no lleven protectores rígidos.  La Smart Jacket alcanza el nivel 2 en el pecho y el nivel 1 en la espalda, mientras que las demás prendas D-air Road y Racing están certificadas como de nivel 2.  

     

    El D-air® no se ve
    La protección del aire es invisible e intangible hasta que se activa cuando se necesita. Además de brindar mayor protección, presenta una ligereza incomparable y un confort similar al de una prenda tradicional.  

    Más de 25 años de experiencia acumulados por Dainese en el estudio de los airbags han permitido a la empresa perfeccionar la tecnología tanto en cuanto a protección y a ergonomía, y resulta difícil distinguir a simple vista una prenda D-air® de una convencional.   

    El mismo producto, con o sin D-air®, difiere en peso en unos pocos gramos y es completamente equivalente en cuanto a comodidad y libertad de movimiento. Al desinflarse, la bolsa es imperceptible y está perfectamente integrada dentro de la prenda. Solo con un análisis atento se pueden detectar las cremalleras y las particularidades en los forros propios de las prendas D-air®. El último paso de Dainese en esta dirección es la Smart Jacket, un chaleco seguro, ligero y versátil que condensa toda la tecnología D-air® en unos pocos gramos. Una prenda que se puede combinar con cualquier atuendo y que se adapta a todas las circunstancias. 

     

    La bolsa Dainese D-air® es el resultado de décadas de investigación. A partir del concepto de protección del aire, Dainese ha llegado a una solución que protege a los motociclistas más que nunca y más de lo que podría hacer un protector rígido convencional. Un airbag sumamente eficaz, que tiene en cuenta la libertad de movimiento y la ligereza; aspectos fundamentales para garantizar una auténtica protección.  

     

    *Los dispositivos D-air® cubren las zonas de protección indicadas en el manual D-air® de Dainese. En el manual de uso del producto encontrarás información más detallada. 

    Artículos relacionados

    Motorbike / Tech

    No todos los cascos son iguales

    Elige tu arma para la pista
    Bike / History

    Philippe Perakis y Dainese

    La invención de los protectores para el mundo de la bici