DAINESE EXPLORER
Dainese Search

    Un atípico día de agosto entre puertos ventosos y montañas de importancia histórica

    Por Niccolò Gallo | 27 octubre 2022 | 1 min
    Moto: Suzuki SV 1000
    Kilometraje: 500 km en total, ruta común 287 km
    Dificultad: fácil
    Duración: 1 día
    Época del año: agosto
    Tiempo: variable, sol, viento y una ligera lluvia
    Temperaturas: 10°C - 20°C
    Equipamiento básico: chaqueta impermeable y cortavientos, guantes cálidos de repuesto, visera oscura que se colocará si es necesario
    MicrosoftTeams-image (4)-3

    Niccolò Gallo

    El autor

    Nacido en 1992, trabajo para Dainese desde 2016, donde me encargo de la creación de contenidos gráficos y de vídeo. He vivido entre motos desde que era un niño, gracias a mi padre, que trabaja en el sector, y siempre ha tenido como clientes a algunos de los grandes fabricantes de motos. Llevo montando en moto desde los 19 años y prefiero las bicilíndricas, tengo una Suzuki SV 1000 en mi garaje, no la uso tanto como se merece, pero cuando me subo a ella es porque realmente merece la pena. 

     

     

    El itinerario

    03:54 de la mañana, o mejor dicho, de la noche. Faltan seis minutos para que suene el despertador, pero mis ojos ya están abiertos. ¿Qué hago, un sábado de finales de agosto, poniendo el despertador a las 4? Todo es culpa de mis amigos moteros, que también quieren hacerme pasar por el más «delicado» de todos ellos. «¡Vamos a la montaña a ver el amanecer!», decían, «¡será divertido!». Puede que sea divertido, pero para mí levantarme a las 4 de la mañana es un suplicio, y me quejo un poco. De todos modos, fui yo quien aceptó la invitación y ahora es asunto mío.  

    Quedamos a las 5:30 en un bar de las afueras de Bassano. Así que arriba, me pongo en marcha, ni siquiera desayuno para ahorrar tiempo y porque a estas horas no me apetece. Me lavo los dientes y me visto en un cuarto de hora y salgo de camino. Mi SV1000 arranca sin dudarlo, el faro está colocado un pelín alto, pero en general ilumina muy bien y no me importa. Desde casa me planto en la carretera principal en un momento y me dirijo hacia las montañas. Una hora y pico más tarde llego a la gasolinera de la entrada de la Valsugana, menos mal que a alguien se le ocurrió que el bar contiguo abriera a las 5, para poder tomarme un tentempié con un capuchino y un croissant acompañado de Carlo, que llega justo después de mí. Los promotores de la iniciativa llegan invariablemente tarde, maldita sea. 

    Finalmente esbozo una sonrisa unos minutos después, cuando escucho el inconfundible estruendo del V4 de Aprilia con su rápido cambio y su inconfundible sonido. Es Luca con su maravilloso Trueno, quien ha pensado la ruta de hoy, seguido de cerca por Jurgen y Enrico. El grupo se reúne después de varios años, el último reencuentro fue en 2019, creo. Después de todo, no podía perdérmelo. 

     

    A la conquista del legendario Manghen 

    Lleno total para todos y partimos en dirección norte. Carretera estatal hasta Civezzano, luego desvío y subida hasta Balsega di Pinè y vuelta a bajar hasta Cembra. Aquí es donde empieza la diversión. El Val di Cembra es una carretera espectacular de asfalto serpenteante, ancha, uniforme y sin grandes pendientes. Sus amplias curvas, que son un placer para conducir una moto deportiva, intercaladas con rectas de longitud variable, parecen un circuito de carreras. A esta hora, además, está completamente despejado. Seguimos hasta Cavalese, donde el ritmo se rompe y giramos a la derecha hacia el puerto de Manghen. El Manghen es una carretera empinada, estrecha y sinuosa, muy apreciada y conocida por los aficionados a los deportes de motor, porque ha sido una de las legendarias pruebas especiales del rally de San Martino di Castrozza desde los años 70. Pensar que hace cincuenta años se recorría en coche a toda velocidad, de noche y sin asfaltar, da escalofríos. De hecho, nos dan escalofríos de todos modos, pero por la temperatura. Para ser el 20 de agosto, está decididamente fresco, y, para ser sinceros, el tiempo no es de los mejores. A decir verdad, este gran amanecer no se ha producido, pero poco importa ahora.  

    La carretera de Manghen sube entre los pinos, aquí todavía se ve claramente la destrucción que provocó la tormenta Vaia en otoño de 2018, se distinguen claramente algunas laderas de la montaña desnudas y otras en las que aún no se han retirado los árboles caídos. A través de curvas cerradas, giros y vueltas, se asciende hasta los 2.047 metros sobre el nivel del mar. La conducción aquí con motos deportivas no es tan espectacular. La cinta de asfalto es lenta y revirada, podría ser más divertida en una moto ligera, pero bueno, da igual. Conduzco relajado y disfruto del momento, pensando en los pioneros italianos de los rallies que cruzaron estas montañas hace tantas décadas en sus Fulvia HF, Alpine, Fiat 124 y compañía. El cielo está nublado y hay un fuerte viento, aquí estamos muy por debajo de los 20 °C, más bien alrededor de los 10, de hecho. Por suerte, fui previsor con mi ropa. Chaqueta de tela con una capa impermeable por encima que se puede quitar rápidamente si sale el sol; para las piernas, mallas de peso medio y vaqueros técnicos con protección. La única crítica que me hago es por la elección de los guantes: en un principio tenía bien pensado salir con un guante grueso y llevarme otros más ligeros, pero justo antes de salir a las 04:00, con la mente poco clara, cambié de idea y dejé los que abrigan más en casa. La lección que saco es la siguiente: cuando nos movemos a horas «extrañas» como esta, no hay que replantearse las decisiones que se tomaron el día anterior con la cabeza fría. Aprovecho los silenciadores de la SV, que también resultan excelentes como calefactores. 

    Cómo elegir el casco de turismo perfecto

    Protección, ligereza, funcionalidad y confort: las características esenciales de los cascos modulares.

    DESCUBRE

     

    Una parada en el refugio justo debajo del puerto podría ser más apropiada; sé por experiencias anteriores que hay buena comida aquí, pero, al fin y al cabo, son las 8 de la mañana y un plato de albóndigas a estas horas sería quizás poco apropiado, además de no haberlo. Además, parece que va a llover, así que preferimos no esperar y bajar por el otro lado. Pero no antes de hacernos las fotos de rigor en la pista de aterrizaje para helicópteros, es nuestra pequeña tradición, no obstante nos retrasamos un poco porque el viento es realmente fuerte y la pausa no es idílica. Descenso hasta Telve, por este lado la carretera parte de la cumbre todavía estrecha y sinuosa, pero, a medida que desciende hacia el fondo del valle, se suaviza y ensancha, haciéndose más agradable. Entre Telve y Strigno cruzamos la carretera estatal de Valsugana SS47, la misma que recorrimos en sentido contrario hace unas horas, y volvemos a subir hacia Castello Tesino y el puerto de Brocon. Aquí la calzada es mucho más ancha, y el ascenso hasta los 1.616 metros es más agradable. Las horquillas y todas las curvas son más anchas, conducir una moto deportiva aquí es muy diferente respecto a Manghen. Pero cuidado, esto solo es así cuando se sube por esta vertiente, porque luego al descender hacia Canal San Bovo la cosa se complica aún más y se requiere un cierto esfuerzo para mantener un ritmo rápido. No está mal, al menos nos calentamos las manos.  

      

    El macizo del Grappa y sus perlas ocultas 

    La última subida prevista para el día es al Monte Grappa. Ascendemos por la cara norte, menos transitada, a lo largo de la SP148, tras haber recorrido la SR50 hasta Lamon. Desde la cumbre, la vista de las llanuras es espectacular, el fuerte viento ha despejado el aire, que ahora es limpio y claro. Se puede ver como si Venecia con su laguna y el mar Adriático estuvieran a un tiro de piedra, y luego, de izquierda a derecha desde Friuli a Lombardía, con Montello y las colinas Asolani en la provincia de Treviso, los Euganei en la provincia de Padua y los Berici en la provincia de Vicenza en el medio. El Grappa también es una montaña rica en historia, escenario de los tristes acontecimientos de la Primera Guerra Mundial, pero el monumental santuario militar de la cima, dedicado a los soldados italianos y austriacos caídos, merece una visita. En realidad, todo el macizo es digno de explorarse, está lleno de rincones secretos y vislumbres ocultos, a los que a veces se llega por caminos de tierra que hoy, para las motos que llevamos, están vedados. Dispersas aquí y allá, pasamos por pequeñas aldeas como S. Giovanni e Il Lepre, que está construida en torno a la taberna del mismo nombre, que cuando las ves te preguntas cómo pueden seguir existiendo lugares así. Parecen sacados del siglo XIX, puros e inalterados si no fuera por algunos coches aparcados aquí y allá en los patios de las granjas. En S. Giovanni, es interesante el «pequeño museo de la Gran Guerra», nada más que una sala llena de reliquias y hallazgos de trincheras, bosques y praderas a lo largo de un siglo de investigación. Se encuentra dentro del Hotel Restaurante S. Giovanni, donde, por cierto, la comida es excelente. 

    También aquí, en el Grappa, valdría la pena detenerse para hacer una pausa gastronómica en condiciones, pero apenas son las 11 y la hora y media que se necesita para llegar a casa nos sugiere volver, aprovechando realmente el madrugón: casi 500 km de conducción, pero estaré en casa para el almuerzo, con el resto del día libre. Me despido de los chicos, volver a la carretera juntos después de tanto tiempo ha sido toda una alegría. A fin de cuentas, aunque no hayamos visto el espectacular amanecer que esperábamos, independientemente del tiempo y de las carreteras, lo que más importa es la calidad de la compañía. De las que se entienden con tan solo una mirada, incluso con una visera oscura, y que en cada pausa te dan motivos para reír o sonreír. Desde Bassano del Grappa es todo autopista ahora, y mi SV y yo llegamos a casa sanos y salvos. 

    La espectacular vista desde Cima Grappa
    La espectacular vista desde Cima Grappa

    Preparar una ruta de montaña de un día 

    Preparar un viaje como este es fácil, teniendo en cuenta el limitado número de horas que vamos a pasar fuera de casa. La mencionada salida a las 4 de la mañana, con regreso en torno a la 1 de la tarde. En un día de tiempo imprevisible como este del sábado 20 de agosto, el único elemento real a tener en cuenta es el clima. Si hubiera sido un día de verano normal y caluroso, habría habido muchas menos variables en juego. Por lo tanto, era necesario vestirse como si fuera primavera, o como si fuera otoño, con la mencionada chaqueta de tela y el añadido de un impermeable, que llevé puesto durante la mayor parte del recorrido. Como calzado, botas deportivas, las Dainese Axial D1 para ser exactos, mi solución preferida para las rutas «de verdad» en moto, ya que ofrecen la máxima seguridad disponible en el mercado, pero al mismo tiempo son tan cómodas y ligeras como unas zapatillas deportivas. Soy un poco quisquilloso con respecto a la protección de mis pies y tobillos, que están constantemente apoyados en el suelo y a menudo sin gracia, por lo que siempre busco la máxima sujeción y solidez. Objetivamente, una zapatilla técnica o una bota menos extrema también habrían sido adecuadas, pero precisamente la comodidad de las Axial es tan alta que no echo en falta una solución diferente. Para las manos, elegí un guante deportivo corto de piel, pero durante gran parte de la ruta pasé frío, habría sido mejor llevar un segundo par de recambio más grueso. Casco integral, como siempre, y dada la salida a oscuras, doble visera: primeras horas con la transparente, a partir de media mañana con la oscura. 

    No hay nada especial que señalar con respecto a la preparación de la moto. Durante toda la ruta llevé una mochila específica para motos, que no es la mejor en cuanto a comodidad, pero que es muy práctica para guardar cualquier objeto, y que además, al ir sentado todo el tiempo, no supuso ningún impedimento. Allí guardé mi segunda visera, la cartera y los documentos, algún que otro snack y una pequeña botella de agua; y, cuando me quité el impermeable, también cupo allí sin problemas. Alternativas válidas habrían sido una bolsa de depósito o una bolsa que se pudiera atar al asiento del pasajero. 

     

    Equipamiento básico

    206301A4MY_002_1

    Casco integral

    Descubre
    DAINESE22M.00005B2_SN006878_CLOSEUP01

    Chaqueta de piel

    Descubre
    DAINESE21M.00004FA_SN005734_CLOSEUP04

    Vaqueros técnicos

    Descubre
    DAINESE21M.00004E4_SN005692_CLOSEUP01

    Chaqueta impermeable

    Descubre
    DAINESE22M.00005AD_SN006853_CLOSEUP01

    Guantes de piel

    Descubre
    201815920_631_F

    Guantes impermeables

    Descubre
    DAINESE23M.0000663_SN007995_CLOSEUP01

    Protector de espalda

    Descubre
    201795207_631_F

    Botas de racing

    Descubre

    Viajes que podrían gustarte

    Mi primer viaje en moto: de Italia a Asia Central

    Once mil kilómetros en 51 días. En moto desde Friuli hasta Georgia, entre rutas por carretera, todoterreno y vestigios del mundo antiguo.

    Explorando Sicilia en enduro de Mesina a Palermo

    Casi 1.000 kilómetros de viaje en moto todoterreno, entre mar y montaña a lo largo de la Trans Euro Trail