DEMONEROSSO
Search Dainese

    La invención de los protectores para el mundo de la bici

    Por DemoneRosso | 29 abril 2021 | 1 min

    La historia de Dainese en la bicicleta de montaña comenzó a principios de los años 90. Philippe Perakis, un joven deportista de este recién nacido deporte, se presentó en el stand de Dainese en el salón de la moto de Colonia, pidiendo hablar con el Sr. Lino.  

    Llevaba un protector de moto, una chaqueta de seguridad Dainese. Pero, con la ayuda de su madre, la adaptó aplicando placas adicionales de fibra de carbono. A pesar de ser un experimento casero, esto representaba la expresión de la creciente necesidad de protección. Hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, lo que estaba a disposición de los ciclistas era algo parecido a una bicicleta de cross. Los recorridos de las suspensiones eran limitados, por no decir que no existían en absoluto, pero las velocidades ya eran elevadas: por tanto, había que adaptar la ropa.    

    Perakis encontró en Dainese un caldo de cultivo y se estableció una larga y provechosa colaboración. La necesidad de un atleta, junto a la intuición de Lino, pronto desembocó en la creación de un mono de una sola pieza diseñado para la disciplina de descenso: el Overboost. Este nuevo mono era una combinación de lycra y protecciones compuestas en las zonas más expuestas a los impactos: los hombros, los codos, las rodillas, los muslos, el pecho y el cuello. No podía faltar la espaldera, que se utilizaba en el mundo de la moto desde el año 79, y que ya se encontraba en su segunda generación.  

    HAQXNW_SDNPVX_Perakis_6-1920x0_PV2MMC_-_Copia-1920x0_FGVBP3

    Perakis pronto adquirió fama, haciendo de su extravagante aspecto y de su forma de vestir una de sus señas de identidad. Parecía que era un hombre del espacio que había aterrizado en el mundo del ciclismo de montaña. Por eso algunos le llamaban «el astronauta». Sin embargo, más que nada eran sus actuaciones las que hacían hablar a la gente. Hazañas inconcebibles hasta entonces sin un equipo adecuado.   

    Philippe fue el primero en superar los 100 km/h en una bicicleta de montaña. Lo hizo en la legendaria Mammoth Kamikaze, la carrera de Mammoth Mountain en California. La Kamikaze se estableció a finales de los años 80 y todo el mundo la recuerda como una de las carreras de descenso más locas. Los corredores se lanzaban por la cima de la montaña, a 3000 metros de altura, por caminos cortafuegos, montados en bicicletas que tenían la suspensión más básica de la historia.   

    Entre otros logros, Perakis hizo historia rozando los 200 km/h en Vars, Francia, con su mono de Dainese. El hecho de que la protección fuera absolutamente necesaria y demostrara que no afectaba al rendimiento, pronto convenció a muchos compañeros a llevar la marca Dainese. Todo el mundo entendió rápidamente que solo gracias a las protecciones puedes dar lo mejor de ti, y que la sensación de seguridad es la chispa que conduce al máximo rendimiento. 

    JG79DP_Perakis_in_volo1_1-1920x0_XZPPL1 XYW8NH_F21_Perakis_00002-1920x0_6GUVCE

    En 1995, el Campeonato del Mundo de Bicicleta de Montaña se celebró el 19 de septiembre en Kirchzarten (Alemania). Nicolas Vouilloz, de 19 años por aquel entonces, se impuso a los demás competidores y ganó el primero de los siete títulos mundiales de Downhill Elite, habiendo ganado ya tres veces el Campeonato Junior. Vouilloz fue el primer campeón que vistió Dainese y quien llevó la marca a la escena internacional en la disciplina de descenso.   

    A finales de los 90 y principios de los 2000, los ciclistas de élite se vestían con el Speed Demon. De Fabien Barel a Cedric Gracia, de Shaun Palmer a Anne Caroline Chausson. Con este impulso se desarrolló una gama completa de productos para el ciclismo de montaña. El ciclismo de montaña se estaba enfrentando a una evolución rápida e implacable dejando desfasadas a las bicicletas de pocos años.   

    JX20LI_1999_A_mtb_Vouilloz__2-1920x0_UQQDVP

    La ropa, y los protectores en particular, tenían que estar a la altura. Estas fueron las razones que llevaron a pasar de los simples protectores que se utilizaban en un principio a tecnologías más avanzadas. Rodilleras articuladas, chalecos de seguridad cada vez más cómodos, ligeros y eficaces, nuevas soluciones y materiales de vanguardia fruto de la investigación y de los estudios científicos. En algunos casos, este proceso llevó a la introducción de protecciones blandas en lugar de duras, para ofrecer a los ciclistas las mejores condiciones y satisfacer sus necesidades, hasta las más pequeñas. Las indicaciones de los campeones siempre son importantes, también cuando se habla de producción en serie. Ayudan a que todo el mundo se beneficie de las intuiciones de unos pocos.   

     

    Como ocurre a menudo, de los prototipos básicos nacen las grandes ideas. Así como los pilotos del Campeonato Mundial de Motociclismo utilizaban viejas viseras en vez de deslizaderas en las rodillas, Perakis recicló un protector de moto, ajustándolo en casa con la ayuda de su madre. Al fin y al cabo, siempre es así. Las inspiraciones que cambian la evolución de un deporte y las mentes de los aficionados para siempre suelen provenir de los campos de pruebas más extremos, de las competiciones al más alto nivel.  

    Artículos relacionados

    Bike / Tech

    Formas auxéticas para un pedalear perfectamente

    Las geometrías naturales de Trail Skins y la protección que se transforma en libertad
    Sailing / Tech

    ¿Por qué las tripulaciones de la Copa América necesitan la máxima protección?

    El desarrollo de Sea-Guard, la pechera para regatas de Luna Rossa Prada Pirelli y Emirates Team New Zealand.